Oye, Siri: Apaga todas las luces

lgperea, Miércoles, 22 Noviembre, 2017 - 16:42

Hola a todos:

Desde hace unos días, siempre que salimos de casa, le pedimos a Siri que apague todas las luces. De este modo, podemos asegurarnos de que no se nos queda ninguna luz encendida, algo que puede pasar con facilidad si tienes una discapacidad visual. Esto es posible gracias a la tecnología HomeKit de Apple y, en nuestro caso, a la iluminación inteligente TRÅDFRI de IKEA (abre en ventana nueva).

Este verano publicaron en un medio especializado en tecnología que IKEA había empezado a comercializar sus bombillas inteligentes, las cuales eran compatibles con HomeKit, así que corriendo nos fuimos Paco y yo a comprar lo básico para probar el sistema: una pasarela de enlace, una bombilla y un interruptor inalámbrico.

Paco lo instaló todo, pero nos llevamos una desagradable sorpresa al darnos cuenta de que no funcionaba con HomeKit, así que nos conectamos a la web en la que leímos la información y vimos que ese mismo día, justo cuando estábamos en IKEA, publicaron que la compatibilidad con HomeKit no sería posible hasta octubre.

De todas formas, decidimos quedarnos con lo que habíamos comprado para que Paco probase la iluminación, aunque fuese desde la aplicación móvil de IKEA y mediante el mando a distancia que habíamos adquirido.

Su valoración durante estos 2 meses ha sido muy satisfactoria, ya que le resulta muy útil regular la intensidad y temperatura de la luz desde cualquier sitio de la casa.

El 1 de noviembre Paco vio en su móvil que estaba disponible una actualización de la aplicación de IKEA TRÅDFRI, así que sospechó que el sistema ya sería compatible con HomeKit. ¡Efectivamente! Tras una configuración básica que realizó Paco en la aplicación “Casa” de Apple, comenzamos a pedirle a Siri que encendiese, apagase o modificase las características de la luz de nuestro dormitorio. ¡Todo funcionaba a las mil maravillas!

Al día siguiente, ya con las tiendas abiertas, nos fuimos a IKEA y compramos: 6 bombillas LED GU10 de 400 lúmenes regulables en intensidad y temperatura para el salón-comedor, 1 bombilla LED GU10 de 400 lúmenes regulable en intensidad para la entrada, un sensor de movimiento también para la entrada, 4 bombillas LED GU10 de 400 lúmenes regulables en intensidad para la zona próxima al armario del dormitorio y un Panel LED para el baño.

Puesto que ya teníamos la bombilla central del dormitorio, una bombilla led E27 de casquillo grande de 980 lúmenes, sólo nos faltaría comprar la lámpara de la cocina, aspecto que haremos dentro de un tiempo cuando nos aseguremos de que la intensidad de la luz que nos ofrece IKEA es adecuada para cocinar.

También compramos varios interruptores inalámbricos: un modelo que permite modificar la intensidad y la temperatura y otro más simple que sólo modifica la intensidad, además de encender y apagar las luces en ambos tipos, claro. En total, contamos con 5 interruptores.

Ambos modelos disponen de una base que se pega a la pared o se atornilla. El controlador de luz funciona en forma de mando a distancia. Es decir, se pega a la base de forma magnética, pero lo puedes utilizar desde cualquier lugar. El modelo más básico tiene forma de rueda, debiendo girarlo para encender la luz o modificar su intensidad. El modelo más complejo, tiene un botón central para el encendido y apagado y 4 botones, en forma de cruz, para regular la intensidad y temperatura de las luces.

De momento, hemos instalado estos interruptores encima de los tradicionales, ya que no hemos querido interferir en la instalación eléctrica original hasta que nos aseguremos de que el sistema se ajusta a nuestras necesidades.

Proceso de instalación

Paco estuvo instalando todo lo que compramos durante un tiempo aproximado de 3 horas, ya que las instrucciones facilitadas en la aplicación de IKEA TRÅDFRI eran poco claras y el sistema estaba bastante inestable aún debido a la actualización de los diferentes componentes.

Además, en el caso de los interruptores simples, las pilas venían con poca carga, aspecto que dificultó el reconocimiento de estos componentes por parte de la pasarela.

Es importante señalar que para instalar el sistema resulta esencial contar con visión, ya que, por ejemplo, para que reconozca un interruptor, debes pegarlo a la pasarela, pulsar 4 veces en el botón de enlace, esperar a que unas luces dejen de parpadear, pulsar el mismo botón durante varios segundos y esperar a que la aplicación te notifique que ha sido reconocido. Además, en el caso de las bombillas, sabes si han sido reconocidas por un cambio de intensidad de la luz. También hay que hacer uso de la aplicación móvil IKEA TRÅDFRI, que presenta importantes carencias en materia de accesibilidad.

Precio y calidad

Las bombillas y otros accesorios del sistema TRÅDFRI de IKEA, desde nuestro punto de vista, tienen un precio razonable. Por ejemplo, una bombilla LED GU10 de 400 lúmenes, blanco cálido, regulable en intensidad, cuesta algo menos de 8€, importe bastante inferior al de bombillas de características similares.

En cuanto a la calidad, tengo que decir que de todo lo que hemos comprado, Paco ha observado anomalías en 2 bombillas: una que emitía destellos cuando estaba apagada, aunque prácticamente imperceptibles, y otra que no funcionaba si el porcentaje de intensidad lo situábamos por debajo del 65%. De todas formas, nos las han cambiado sin ninguna dificultad.

Relacionado también con la calidad, también debo destacar que las pilas de los reguladores de iluminación inalámbricos, los más básicos, como ya he comentado, venían con poca carga. Esto nos ha dado más pereza cambiarlo, ya que las teníamos instaladas cuando nos dimos cuenta, por lo que hemos adquirido pilas nuevas.

Configuración de la casa

Una vez con todos los elementos instalados, Paco etiquetó en la aplicación “Casa” de Apple las diferentes estancias, puso un nombre a cada bombilla y creó grupos de bombillas por zonas. Por ejemplo, tenemos la estancia entrada y baño, cada una con un único punto de luz, la sala de estar con 2 grupos de bombillas (salón para la zona del sofá y comedor para la zona de la mesa) y en el dormitorio tenemos la lámpara que ilumina la cama y la agrupación de bombillas del armario.

Además, creó varias escenas: por ejemplo, “A dormir” para que se apaguen todas las luces o “Cine” para que active una luz agradable para ver una película (en este caso, sólo se encienden 4 bombillas de la sala de estar, a baja intensidad e iluminación cálida (color anaranjado).

También configuró el sensor de movimiento para que, si alguien abre la puerta de casa o se aproxima a la zona y no hay luz, la bombilla de la entrada se encienda durante un minuto.

Experiencia de uso

En síntesis, tengo que decir que nos encanta HomeKit, ya que es muy práctico e interesante para ofrecer diferentes ambientes.

La aplicación “Casa” funciona a la perfección, puesto que su interfaz es muy sencilla, por lo que la activación y desactivación de luces se puede hacer de forma muy rápida.

La interacción con el sistema mediante Siri también está muy bien, aunque tengo que decir que las órdenes deben estar muy bien estructuradas para que haga lo que le pides. Además, tenemos algún misterio por resolver: por ejemplo, las bombillas agrupadas podemos encenderlas y apagarlas, pero no nos deja regular su intensidad con Siri. Sí podemos hacerlo en estancias completas o en bombillas sueltas.

Este sistema también se puede utilizar con eficacia desde el Apple Watch, ya que dispone de una versión simplificada de la aplicación “Casa”, además de poderlo utilizar con Siri.

Durante estos días de uso de la iluminación inteligente, Paco suele interactuar con el sistema desde su reloj y desde los interruptores inalámbricos, mientras que yo tiendo a utilizarlo con mi iPhone y Siri.

Lo que nos falta por probar es el control de la luz desde fuera de casa, ya que HomeKit requiere que tengas en el domicilio un iPad o un Apple TV. ¡Esto lo dejamos para el futuro próximo!

Conclusiones

Una vez transmitida nuestra experiencia, me gustaría cerrar este artículo con unas breves conclusiones extraídas de la instalación y uso del sistema durante unos días:

  • Sistema muy interesante para todos, pero en especial para personas con dificultades de visión o movilidad reducida.
  • El precio es razonable para las prestaciones que ofrece.
  • Se deberían mejorar las instrucciones de instalación del sistema de iluminación inteligente de IKEA, así como la accesibilidad de su aplicación móvil.
  • La aplicación “Casa” es muy accesible e intuitiva, aunque la interacción con Siri debería adaptarse un poco más al lenguaje natural.
  • El hecho de poder interactuar con el sistema desde múltiples dispositivos da lugar a que no se tenga la tentación de utilizar los interruptores tradicionales de casa.

¡Un saludo!

Accede al post original

Valoración:
Promedio: 5 (1 voto)

Deja tu comentario:

Inicie sesión o regístrese para comentar